Plusvalía del amor

Uberto Stabile, un poeta de los de antes

uberto-stabile-86x100Valenciano de nacimiento y asentado en Punta Umbría, Huelva, España, compagina la hiperactividad del promotor cultural y editorial con la escritura. Sus amigos dicen que Uberto sabe querer a sus amigos, que cultiva con mucho afecto la amistad. Dentro de unos días, ahora en mayo, tendrá lugar una vez más el encuentro Edita, donde se dan cita editores alternativos y artistas de toda índole. Aquí algunos y textos sobre Stabile y algunos de sus poemas.

PLUSVALÍA DEL AMOR

ÁNGEL PETISME

Prólogo al libro Maldita sea la poesía

Cuando uno conoce a Uberto Stabile entiende por qué a los soñadores de mapas nunca les tiembla el pulso bajo el crepitar de las velas.

Leer a Uberto es bañarse en la luz, arañarse de amor en las noches del sur y rozar con las yemas la sangre de todas las barricadas y candilejas del planeta. Uberto ha dejado de ser su “mejor enemigo”, como confiesa en un poema de los ochenta, para convertirse en el hermano sin fisuras que te acompañará hasta la sala de espera de urgencias donde las cucarachas de julio desfilan bajo tu camilla. El hombre que siempre estará ahí, risueño y mágico, como un chamán mexicano que controla el espacio y el tiempo.

Uberto es el factótum y el animal social que enaltece el espíritu  y convoca al fuego colectivo de empresas y aventuras inverosímiles. El Apocalipsis y el cambio climático se habrían acelerado al menos 14 años (los que lleva organizando EDITA) sin Uberto.

Pero si usamos la cabeza para algo más que peinarnos, no hay que tener mucho olfato literario para darnos cuenta que este valenciano con apellido italiano, acento onubense y labios de navegante astral, además es un excelente poeta con voz propia. Stabile es la mano que escribe El derecho de amar, Autorretrato, Yo soy una guerra y decenas de poemas escalofriantes y rotundos. El que intuye que “mi ternura será tu crimen” y sentencia que “la única verdad es la contradicción” o “ahora sabemos que vayamos donde vayamos allí estará el final de nuestros sueños”.

Uberto es un banquero del tiempo y su unidad desprendida de intercambio: la utopía. Él conoce como nadie los fondos de inversión del BBVA: Belleza, bondad, verdad: acción artística. Tal parece que siguiese las visiones y enseñanzas del economista catalán Agustí Chalaux de Subirà que afirmaba que el amor en términos económicos genera la mayor plusvalía.

Sus textos son cargas de profundidad contra la máquina de pensar bien. Hedonismo versus hedor, misterio versus mister yo. Leerlo es abrazar hasta matarlo al policía que llevamos dentro y cosechar tus pedazos tras los suicidios semanales de madrugada. Sus versos poseen el resplandor de una religión interior sin dogmas ni protocolos, solidaria y con minúsculas. Sus palabras giran como derviches en la vida que mancha y en las calles de la imaginación.

Uberto te lleva (metáfora en griego significa transporte) a esa patria de los desheredados hijos de la pasión, mitad beat, mitad contemplativa y siempre herética. Para los que “rexistimos” sin perder la sonrisa, para los que no estamos reñidos con la Vida, leerlo es el mayor antioxidante y el mejor gimnasio de la libertad. Tenerlo como amigo, la mayor plusvalía.

Extraido de: www.laotrarevista.com

Esta entrada fue publicada en Textos en castellano, Uberto Stabile. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Plusvalía del amor

  1. margarita dijo:

    La frase del amor que genera plusvalía es muy bonita

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.